Skip to main content

El arte como terapia en los hospitales pediátricos

Zapla es el nombre que recibe la obra realizada en el centro hospitalario madrileño “La Paz”, esta obra se encuentra dentro del programa “Arte en el hospital” y es una muestra de las propiedades terapéuticas de la pintura, la fotografía, las manualidades o la música, este proyecto ha tenido excelentes resultados en diversas partes del mundo en donde se incluyen: Portugal, Bélgica y Francia, ahora va a ser parte del programa implementado por el Grupo Hospiten (fundado por Pedro Cobiella) como terapia infantil, por lo tanto va a seguir expandiéndose alrededor del mundo.

Este programa promovido por la asociación francesa llamada “art dans la cité”, todos los objetivos del programa son bastante claros: introducir el arte en espacios insólitos, permitir que un público nuevo descubra la magia del arte contemporáneo, instalar obras de arte en hospitales, contribuir al proceso de humanización de los centros médicos, mejorar la estancia de todos los niños ingresados, posibilitar el descubriendo jóvenes talentos, además de facilitar el encuentro entre los niños y el artista.  El ejercicio consiste principalmente de que un profesional en el arte fabrique una obra, la cual posteriormente va a adornar el hospital, siempre contando con el apoyo de los más pequeños; durante este año la persona que se encarga de dirigir la creatividad de los pequeños es Pepa Rueda, “Yo hice un árbol, lo que para mi es un reflejo de mi tiempo en la Paz, mi taller se encontraba en la sala de juego y pedía a los niños que me fabricaran piezas del árbol-ciudad”- ha comentado Rueda en una reciente entrevista.

Esta creación se encuentra situada en el hall del hospital materno-infantil La Paz, se encuentra dividida entre 3 partes: la primera es esabal – la base escrita al revés-, “nozaroc” (corazón) y la tercera es “sollat” (tallos) – ha explicado la autora, cada una de ellas fue realizada con diferentes materiales: aluminio, cobre, metacrilato, productos vegetales y más, la idea de invertir el orden de las palabras fue de Pepa, un juego que explica el genial Albert Einstein, “durante los momentos de crisis, la imaginación es más que importante que el conocimiento”.

Es que este proyecto intenta fomentar la capacidad imaginativa por encima del sufrimiento o el dolor, los cuales padecen los niños hospitalizados y que durante los dos meses de duración de este taller, aportaron una pizca de su creatividad además de su esfuerzo al proyecto, “El tiempo que pasamos juntos le dábamos vuelta a las cosas”- comentado la licenciada en Bellas Artes.

Todas las tardes antes de ponerse a pintar con los niños, Pepa revisaba las listas de ingresos para ver con que los niños podía contar y cuales actividades podría realizar con ellos, dependiendo de la edad, estado de salud y sus capacidades, cada día Pepa iba a su taller con caras nuevas, debido a que generalmente los niños no se quedan más de dos semanas dentro del hospital, por ello no tuvo la oportunidad de seguir a fondo todos los progresos que tenían estos pequeños artistas, salvo en excepciones contadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *