El Museo d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA)

Desde el momento en el que se abrió las puertas al público el 28 de noviembre de 1995, el mismo no ha dejado de consolidarse a nivel internacional, siendo un expresión palpable de lo que es el arte contemporáneo. Ello es debido a que, inicialmente su colección ha podido experimentar gran crecimiento, cosa que le ha permitido en la actualidad trazar un recorrido por gran variedad de referentes artísticos vividos en nuestro tiempo.

Ttambién, porque ha desarrollado líneas de trabajo que se encuentran basadas en la asunción de riesgos y la voluntad de ejercer de laboratorio, características que lo han posicionado como uno de los centros claves en lo que respecta a la investigación y la generación de las más recientes dinámicas para el análisis y la reflexión de la actividad artística.

El museo no se inicio como lo que actualmente conocemos, pues los mismo se remontan a año 1959, momento donde el crítico de arte Alexandre Cirici Pellicer se enfocó en la defensa de la necesidad de desarrollar un museo de arte con una visión contemporánea en la ciudad. Alexandre Cirici y Cesáreo Rodríguez-Aguilera, acompañados de distintas personalidades, iniciaron la recolección de obras con el objetivo de que las mismas sirvieran como una base para lo que sería el futuro museo.

Entre tanto, mantenían la tarea de ubicar un emplazamiento que fuese definitivo. Para ello, decidieron organizar una serie de exposiciones de quienes eran los artistas del momento: Antoni Bonet, Jordi Curós, Jean Fautrier, Ángel Ferrant, August Puig, Albert Ràfols-Casamada, Josep Maria de Sucre, Romà Vallès, Moisès Villèlia, entre otros.

No fue, sino hasta febrero del año 1963, tras la exposición L’art i la pau, que fueron evidenciados los límites de permisividad que existían, cosa que le puso fin a la aventura de Cirici y Rodríguez-Aguilera, pues se trató de un evento comprometido políticamente. De este modo, parte de los fondos fueron a dar al Museu Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú.

Para el año 1985, el entonces conseller de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Joan Rigol, se dedicó a la recuperación de la idea del museo, cosa que fue compartida por quienes eran los responsables municipales del Área de Cultura, la misma estaba encabezada por Pep Subirós. Inmerso en el texto del Pacto Cultural, que fue promovido por Rigol y además consensuado por ambas administraciones, se logró la ratificación de la creación de un consorcio que estaría constituido por la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona, con la finalidad de crear un museo en la antigua Casa de la Caritat.

Pero pocos meses después el relevo del conseller, solo logró frenar el proyecto. El Ayuntamiento de Barcelona en 1986, teniendo al frente Pasqual Maragall, le solicito al arquitecto norteamericano Richard Meier que construyera la sede de lo que sería el nuevo museo. Por otra parte, las bases conceptuales del mismo, quedaron a manos de los críticos Francesc Miralles y Rosa Queralt quienes procedieron a la redacción de la memoria.

Llegado el año 1987, fue constituida la Fundación Museu d’Art Contemporani de Barcelona, que estuvo presidida por el empresario Leopoldo Rodés, lo cual suponía la incorporación de la iniciativa privada en el proyecto. El nuevo museo vio luz durante el mes de abril de 1988 a raíz de la creación del Consorcio del Museu d’Art Contemporani de Barcelona, que está integrado por la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundació Museu d’Art Contemporani de Barcelona. El MACBA se inauguró públicamente el 28 de noviembre de 1995.