¿Has oído hablar del arte sostenible?

Posiblemente, hasta ahora es que estamos viendo las cosas de otra manera; y notando que cada pequeña cosa que logramos hacer en función de cuidar y respetar al planeta se convierte en un gran beneficio para la sociedad, y ello podemos verlo reflejado en los entornos naturales que habitualmente nos rodean. Una forma de continuar apostando por dicha protección hacia el medio ambiente es fomentando gran cantidad de actividades de carácter sostenible, como lo ha venido haciendo Rosa Oriol desde su empresa, la marca de joyas Tous; y el arte no se escapa de ello.

Cuando se habla del arte sostenible, este encuentra relación directa con un tipo de creación de carácter «verde» o «medioambiental», en el que un artista decide tomar en consideración el impacto que genera su obra tanto a nivel social, como ambiental. De manera que, si se habla de arquitectura, la misma debería alcanzar una optimización de los recursos naturales y de los procedimientos que se emplean en la edificación, con la idea de minimizar la huella ambiental y con ello, dañar lo menos que se pueda el ecosistema en donde ésta se ha erigido.

Cómo es posible entender, se trata de un arte que es consciente de que el protagonismo no solo se encuentra en la obra como tal, sino que es compartido con la capacidad que concentra el artista al momento de crear de forma social, económica y medioambientalmente responsable. Así mismo, es de destacarse el empleo de la propia obra como un respaldo en lo referente a las causas de carácter social, pero también como un instrumento de denuncia enfocada a las actuaciones que suelen perjudicar al planeta.

Algunos ejemplos

Guerra de la Paz: Se trata de un dúo creativo, que está conformado por dos artistas cuyo origen es cubano, ellos son Alain Guerra y Neraldo de la Paz, quienes han decidido crear esculturas que son elaboradas a partir de ropa usada, todo como un instrumento de rechazo hacia lo que se conoce como el consumismo de «ropa de moda» que se ha encargado de fomentar la industria en el cliente.
Anastassia Elias: Se trata de las geniales creaciones de una francesa, en donde lo que aparentemente es desecho como por ejemplo los rollos de papel higiénico, ella los convierten en el marco perfecto para encuadrar sus pequeñas historias cotidianas.
Recuore: Es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, conformada como una asociación cultural y medioambiental que ha venido apostando por impulso hacia un cambio social y también tratando de fomentar la conciencia ambiental por medio del arte y de la creatividad.

Es interesante saber la manera en la que estos artistas pueden llegar a la sociedad, en su mayoría se hacen presente en actividades educativas o en eventos a fin de mostrar a la opinión pública la imperiosa necesidad que tenemos como seres humanos de modificar nuestro estilo de vida, convirtiéndolo en más sostenible con el objetivo de cuidar al máximo nuestro planeta para que continúe cobijandonos.