La barbacoa siempre será un arte

Cuando vemos una barbacoa con tapa, sin ella, portatil, esquinera o de cualquier tipo, quizás se nos viene a la mente que se trata de algo sumamente sencillo, solo hacer fuego o prender el carbón, y a esperar que se generen las brasas, se coloca algún alimento y esperamos a que se haga.

Y nada más lejos de la realidad pues existen errores que se han hecho habituales y que podrían hacer que esa barbacoa en compañía de los amigos se complique grandemente. Ya sabemos que la leña o el carbón no prenden solos, además se considera el viento, y esas cocciones excesivas.

Un aspecto muy importante a considerar es que los alimentos que suelen ser cocinados en una barbacoa poseen su encanto aparte de un sabor que es muy valorado. Pero cuando se trata de esa variedad de barbacoa que es llamada «a la piedra», esta realiza comidas que son verdaderamente deliciosas. 

Para realizar este tipo de cocción, la base será una losa que se calienta con fuego de leña. Para ello la piedra debe alcanzar una temperatura que sea idónea a fin de poder cocinar sobre todo carnes y pescados. Si lo que vamos a preparar son unas costillas de cordero en esta barbacoa, eso nos hará querer repetir la experiencia y lo mejor es que la preparación se trata de algo que es tremendamente sencilla. 

Si lo que buscamos es que nuestra barbacoa salga realmente deliciosa, hay que seguir ciertos trucos: debemos salar la carne antes de colocarla en la piedra y darle varias vueltas al menos cada 30 segundos, hasta ese momento en que veamos que se ha cocido al gusto que deseamos. De esta manera, la carne estará mucho más gustosa.

Las barbacoas que son hechas al aire libre siempre serán una gozada, aunque no siempre llegamos a disfrutar de ellas. Ante tal situación, la alternativa más viable es que nos compremos una barbacoa eléctrica. Aunque si no lo hemos probado aún, existen restaurantes que emplean esta técnica en la propia mesa.

En la actualidad podemos encontrar barbacoas que son eléctricas, y estas se encuentran muy cerca de asemejarse a las barbacoas tradicionales. También es posible encontrarlas en vitrocerámica, aluminio, lisa o acanalada, de piedra, entre otras, aunque para todas hay que conocer el arte. 

Hay casas en las que tienen la de plancha a la piedra, que cuentan con una bandeja de acero inoxidable y piedra lávica. Estas cocinan sin aceite ni grasas, por lo que es posible obtener una alimentación bastante natural y sin aditivos, alejando al cuerpo del colesterol.

Si lo que deseamos es comer bien y sano, bien se trate de pescados, carnes o verduras, en una plancha o en una barbacoa que sea eléctrica, siempre vamos a conseguir ese sabor que es natural del alimento y ello puede ser disfrutado tanto en la casa, como en cualquier otro lugar gracias a una suculenta barbacoa, pero usada de la manera en como lo hacen los profesionales.