Skip to main content

¿Qué papel juega la comida en el arte?

De los placeres de la vida, comer es uno de los más grandes pues la comida siempre ha representado un punto focal e importante para la sociedad. Pocos gustos son tan bien recibidos como disfrutar de una  buena comida y esta también guarda una estrecha relación con el arte aunque parezcan dos cosas aisladas, pero cuando se juntan se conforma el deleite de muchos.

Todos en algún momento hemos disfrutado de una buena comida hecha en una barbacoa prefabricada, ya sea carne asada o pollo, pero todo hecho que quede delicioso, al igual que hemos quedado encantados ante la majestuosidad de un buen cuadro.

Desde tiempos inmemorables, el arte forma parte de la vida de los humanos al igual que la comida, entonces cuando estos se juntan forman una sublime unión de encanto sin igual. Se pueden crear piezas maravillosas engranando estos dos elementos esenciales en la vida y la sociedad que siempre han ido de la mano. Por un lado la comida nutre a nivel corporal y algunas veces lo hace de forma espiritual; mientras que el arte por su parte, nos llena el alma con su majestuosa belleza y simplicidad, ambas forman un gran escape a un lugar irreal.

La comida siempre ha jugado un papel importante entre las civilizaciones y culturas, sirviendo de ofrenda a los dioses. De la misma forma, el arte también ha servido de sacrificio incluso cuando comenzaban a darse las primeras manifestaciones del mismo. Existen escritos donde se habla sobre “comerse el arte” pero esta no es más que una metáfora que se refiere a vivir el arte de forma tan profunda como si lo estuvieses digiriendo.

A través de los bodegones antiguos ubicados en varias ciudades, nos podemos encontrar con lo más clásico de la comida y el arte. A veces estos se encuentran en un estado de descomposición que simplemente lo vuelven naturaleza muerta, representando lo efímero o duradera que puede llegar a ser la vida. Dichos bodegones, fueron creados en una época donde el arte se encontraba en pleno apogeo y con el paso del tiempo se fueron abandonando. Hoy podemos ver el arte de una forma más cruda, identificarnos con ellos y gozar de su forma sublime.

Annibale Carracci fue uno de los primero en conjugar los alimentos con el arte y aunque no era una comida como tal, el recreó en su obra “Carniceria” la historia de un animal muerto listo para ser vendido, representando así la vida cotidiana de los vendedora de carne. La obra fue todo un boom que cautivó a muchos amantes del arte.

Las épocas pasaron y el arte avanzó, de esta forma la comida fue cobrando mucho más protagonismo en este rubro, así lo muestran las obras de Vincent Van Gogh donde se plasmaron tanto hermosos bodegones, como girasoles. Sin embargo su obra más importante en este rubro, fue la de los comedores de patatas, donde el artista muestra de forma sutil pero un tanto aparatosa, la vida por la que atraviesan las personas que se dedican a sembrar y recolectar comida.

Por otro lado pintores como Renoir o Monet, se dedicaron a pintar los placeres culinarios de la época. En ellas la comida no jugaba un papel principal pero sí tenía una cierta participación importante que podría percibirse de forma fácil.

Deja un comentario